Harry Bosch #10: Cauces de maldad


A estas alturas de la serie podemos distinguir dos tipos de novelas del detective Harry Bosch. Unas mortifican al personaje, como El último coyote o Ciudad de huesos: reafirman su misión pero le deprimen. Otras le drogan con adrenalina, como El eco negro o El vuelo del ángel: le hacen sentir que su trabajo sirve y la rabia puede más que el dolor. Cauces de maldad es de las segundas, y las páginas parece que vibran en manos del lector.

Michael Connelly firma una de sus mejores historias reuniendo a sus personajes por segunda vez. El cruce es más ambicioso en esta ocasión porque lo hace engarzando las tramas de sus tres series: Bosch, el ex agente Terry McCaleb y el periodista Jack McEvoy. El caso de Más oscuro que la noche afectaba esencialmente al detective, investigado por Terry, mientras que McEvoy tenía un papel anecdótico. Cauces de maldad convulsiona a todo el universo del autor con una trágica pérdida y un peligroso regreso.

En Dakota del Sur, la agente Rachel Walling recibe una llamada nocturna: El Poeta ha reaparecido ocho años después. En Los Ángeles, la viuda de McCaleb le pide a Harry que averigüe si de verdad Terry se ha suicidado. Obviamente nos hacemos a la idea de que las investigaciones convergerán, pero Connelly exhibe un gran pulso para ir encajando las pistas .

El otro día vi una frase de Agatha Christie que aseguraba que "la mejor receta para la novela policíaca es que el detective no debe saber nunca más que el lector", sin embargo, Cauces de maldad es una prueba de que no es necesaria esa relación de fuerzas. Connelly cambia la voz del narrador según en quién se centre el capítulo y a veces caminamos por delante de los investigadores, a veces por detrás y a veces al lado.

En esta nueva persecución de El Poeta hay una ausencia llamativa: Jack McEvoy, el periodista que descubrió el patrón en las primeras víctimas. La publicación de la investigación en un libro y la fuga final del asesino en serie avergonzó al FBI porque el objetivo resultó ser Robert Bakus, mentor de Rachel Walling y jefe de Ciencias del Comportamiento de la agencia. La agente fue desterrada de Quantico y el periodista repudiado. Jack es fácilmente apartado en esta ocasión, pero a Rachel no hay más remedio que convocarla porque es mencionada por el criminal.

Los recelos hacia Walling por parte de sus superiores son bastante evidentes, pero terminará encontrando apoyo en un experto en ser el grano en el culo de sus jefes, Harry Bosch. Pero por su parte, el detective tiene tres grandes preocupaciones en este momento: cumplir su palabra con McCaleb, tener tiempo con su recién descubierta hija y solucionar las dificultades que entraña llevar a cabo su misión sin el apoyo de una placa. La pequeña Maddie es su luz perdida, y el Bosch de este caso es un tipo lleno de energía y chispa.

Cauces de maldad es una historia digna de ser adaptada por David Fincher o Dennis Villenueve. Aunque la presión sería muy alta, el único que se animó a adaptar a Connelly fue Clint Eastwood y el autor no acabó muy contento: cada desviación del guion es denunciada por los personajes agraviados cuando se entrevistan con Bosch. Donde quizá sí la veamos algún día es en la serie protagonizada por el genial Titus Welliver. Llegue o no, recomiendo fervientemente esta obra que es pura esencia del autor y su personaje más carismático.

Harry Bosch
#1 El eco negro
#2 Hielo negro
#3 La rubia de hormigón
#4 El último coyote
#5 Pasaje al paraíso
#6 El vuelo del ángel
#7 Más oscuro que la noche
#8 Ciudad de huesos
#9 Luz perdida

Terry McCaleb
#1 Deuda de sangre

Jack McEvoy
#1 El poeta

Ficha técnica
Título: Deuda de sangre
Autor: Michael Connelly
Traductor:  Javier Guerrero
Editorial: Ediciones B
Año: 2004
Páginas: 437

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sociedad Negra, de Andreu Martín

Harry Bosch #6: El vuelo del ángel

Kenzie y Gennaro #5: Plegarias en la noche