Rocco Schiavone #1: Pista negra

(Pista negra de Ostafa, en Champoluc. | Corbo, Skiinfo)

El podcaster CJ Navas suele decir que hay programas a los que llegas por la temática y te quedas por los presentadores. Algo así me ha pasado con la primera novela policíaca de Antonio Manzini. El caso está bien, pero leeré la siguiente por Rocco Schiavone. El cabeza de cartel de esta serie es un romano hasta la médula desterrado a los Alpes, un tipo hosco y malhumorado, y un policía con un complejo equilibrio entre honradez y corrupción. Aún no tengo muy claro cómo me ha gustado tanto este Rocco, porque supone obviar algunos principios por los que admiro tanto a Bosch. Pero siempre habrá atención para quien no duda en meterse en la ciénaga para cazar cocodrilos, en ensuciarse las manos, aunque el terror se le reaparezca cuando cierra los ojos.

El subjefe de Policía Schiavone lleva cuatro meses en el frío Valle de Aosta, una de las provincias menos pobladas del país, cuando recibe una tocada de cojones de décimo grado, el non plus ultra en su escala: tener que apechugar con un caso. La investigación le llevará a Champoluc, un pueblo del que nunca ha oído hablar pero donde ha aparecido, aplastado por un quitanieves, un cadáver sin identificación cerca de las pistas de esquí. En esta parte de la novela, Manzini combina la fórmula del pez fuera del agua con la pequeña comunidad donde todos se conocen y están relacionados, pero Rocco entiende de personas y se las arregla con mucha soltura. La trama policíaca además permite explotar el humor norte-sur, está bien llevado pero creo que a veces se pasa de histriónico.

Marco Giallini en la serie Rocco Schiavone (RAI)


Sin embargo, como decía al principio, lo que más me ha interesado y resultado nuevo es el perfil de Rocco Schiavone. Cuenta con un pasado personal que le atormenta y una carrera policial que le trae sin cuidado. Manzini nos enseña las miserias de la policía italiana: lo único que le costó el puesto en Roma fue dar su merecido a alguien que resultó tener contactos. La nueva plaza le aleja de sus negocios paralelos, pero Rocco rechaza purificarse en el purgatorio y sigue buscando una retirada mejor de lo que permite el salario público.

Alrededor del subjefe también hay un gran plantel de secundarios. Algunos son arquetípicos como Deruta y D'Intino, en dura pugna por ser el más idiota de la jefatura. Otros van adquiriendo más personalidad, como el jefe Corsi, el juez Baldi o la inspectora Caterina Rispoli. Pero quien más evoluciona y se gana la confianza de Schiavone es el agente Italo Pierron, a quien prácticamente apadrina como su compañero y con quien comparte parte de sus reflexiones.
En la naturaleza, la muerte no entiende de culpas. La muerte es sólo vejez, enfermedad o supervivencia. Los perros lo saben. Puedes leerlo en sus ojos. Deberías hacerte perro, Italo. Aprenderías un montón de cosas. Aprenderías, por ejemplo, que en la naturaleza no existe la justicia. Es un concepto totalmente humano. Y como todas las cosas humanas, es opinable y falaz.
Las novelas han sido adaptadas en la televisión italiana a razón de un capítulo de hora y media por libro, casi como película. En el papel protagonista nos reencontramos con Marco Giallini, a quien vimos como el Terrible en la adaptación televisiva de Romanzo Criminale. Tiene buena pinta, aunque aún no hay visos de que llegue a España.

Ficha técnica
Título: Pista negra
Autor: Antonio Manzini
Editorial: Salamandra
Páginas: 249
Año: 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Kenzie y Gennaro #2: Abrázame, oscuridad

Harry Hole #2: Cucarachas

Confesiones de un gánster de Barcelona: fuscas y palos