River, un excelente thriller británico


El  huracán de continuos estrenos seriéfilos permite muchas aventuras pero uno siempre acaba volviendo a sus coordenadas casa. El thriller británico es una de las mías, aunque por comodidad acabe viendo más producciones norteamericanas. Pero cuando abro la puerta, sé que todo irá bien. Mi último regreso a la mansión de seguridad ha sido River, un policíaco construido en torno a su protagonista y sus cargas emocionales, y perfectamente interpretado por Stellan Skarsgård.

Abi Morgan, también creadora de The hour, tiene la virtud de presentar algo nuevo en un entorno tan clásico de un género tan manoseado. El guion mantiene con pulso el equilibrio narrativo entre casos cortos y la investigación argumental de la temporada, pero sobre todo luce y es especial por su tratamiento y estudio psicológico de John River, detective de la policía metropolitana de Londres. A lo largo de seis capítulos vemos cómo el inspector afronta la soledad, la depresión y la pérdida, y es muy interesante tanto cómo sufre y trata de sobrellevarlo como cómo se proyecta en quienes le rodean.

Su aire de soledad y tristeza es mayor tras perder a Stevie (también excelente Nicola Walker), quien fue su gran compañera y amiga. El gran conflicto de River es la necesidad  de entender y asimilar esta pérdida, lo cual no es fácil por sus lazos personales y la nueva información que deforma su idealización. Pero ese vínculo también permite que el personaje evolucione, y también su relación pese a no estar juntos.

River es una producción británica de la BBC, aunque actualmente se puede disfrutar en Netflix. Una temporada que no llega a las seis horas pero con un relato muy intenso. Dirección, guion, montaje y grandes interpretaciones. Y un inicio tan molón como este.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Kenzie y Gennaro #2: Abrázame, oscuridad

Harry Hole #2: Cucarachas

Confesiones de un gánster de Barcelona: fuscas y palos