El delator, Liam O’Flaherty


Gypo Nolan es un ex revolucionario, ex policía y uno de tantos sintecho de Dublín a comienzos de siglo XX. Y Gypo Nolan sucumbe a uno de los comportamientos peor considerados en una dinámica de grupo: la delación. Su caída en desgracia es una adaptación libre de la traición de Judas en el ámbito del movimiento obrero y el lumpen dublinésGonzález Ledesma decía uno de sus libros que el inspector Méndez nunca necesitaría tecnologías para resolver casos, solo corazón, porque desde Abel y Caín la gente ha sido siempre la misma.

El delator es una crónica de la noche que vivió Nolan después de contar a las fuerzas de seguridad dónde podían encontrar a Francis J. McPhillip, información por la que se ofrecía una recompensa de 20 libras. Los llamados Gemelos del diablo fueron expulsados de la Organización Revolucionaria seis meses atrás al fracasar en una misión en la que Francis asesinó a un líder sindical a pesar de tener el encargo de proteger a los huelguistas del Sindicato Agrario. Cuando, debilitado, McPhillip regresa a la capital irlandesa, Gypo intenta descubrir una relación entre su falta de dinero para alquilar una cama donde pasar la noche y el reencuentro con su gemelo buscado por la policía. Esta presentación aparece en las apenas primeras treinta páginas, y a partir de entonces vemos un retrato de los bajos fondos de Dublín en los que el delator emprende una huida hacia adelante para conjurar sus miedos a ser descubierto y proscrito, y donde el Comandante Gallagher trata de demostrar que controla el mundo obrero ajusticiando al soplón que acabó con un ex miembro de la Organización.



O'Flaherty utiliza esta noche tan larga para escribir sobre la culpa y el miedo, y sobre la supervivencia cuando no hay nada a lo que agarrarse. A lo largo de la narración vemos burdeles y moteles y personajes habituales de los sectores marginales, y la mayoría se conocen y tienen rencillas pendientes. El autor, comprometido comunista que participó en la Revolución Irlandesa y la fundación del Partido Comunista irlandés, ofrece un gran abanico de perfiles del movimiento obrero como el laborista respetable, el caudillo revolucionario que no cree ni en la causa o diferentes tipos de soldados de la Organización Revolucionaria.

John Ford, primo de Liam O’Flaherty, adaptó la historia a la gran pantalla en 1935 con notable éxito académico (4 Oscars: Mejor Director, Guion, Actor y Música) y de crítica (aún sigue acumulando elogios). La película es interesante y atractiva incluso viéndola poco después de leer el libro, con momentos como la llegada de la policía a casa de McPhillip (ampliada para el cine) hasta el juicio (texto original mezclado con nuevas ideas).

Ficha técnica
Título: El delator (The Informer)
Autor: Liam O’Flaherty
Editorial: Libros del Asteroide
Año: 2007 (original de 1925)
Páginas: 252

Comentarios

Entradas populares de este blog

Kenzie y Gennaro #2: Abrázame, oscuridad

Harry Hole #2: Cucarachas

Confesiones de un gánster de Barcelona: fuscas y palos