La entrega, un Dennis Lehane navideño


Dennis Lehane se adentró con Vivir de noche en el mundo de los criminales de altos vuelos, más parecidos a los grandes empresarios que a los perdedores del progreso que suelen protagonizar sus novelas. Sin embargo, como suele explicar en entrevistas, se siente más cómodo escribiendo sobre gente obrera con vidas anónimas. Supongo que por volver a estar a gusto antes de acometer el cierre de la trilogía Coughlin, desempolvó la historia de Bob Saginowski y su primo Marv, ideada en los albores de este siglo y publicada como novela después de su estreno como película protagonizada por los geniales Tom Hardy y James Gandolfini. La entrega es el concepto de novela negra de Lehane en estado puro.
Me fascina increíblemente la lucha entre los que tienen y los que no. Siempre ha sido una partida interesante de observar. Y en particular me interesa la perspectiva de los no pudientes porque ésa es la gente con quien me crié. [...] Eso es sobre lo que escribo y lo que me fascina. El motivo por el que creo que escribo estas historias de género negro es porque el noir no deja de ser la tragedia de la clase trabajadora. La diferencia entre el género negro y Shakespeare es la altura desde donde caen los personajes. Un rey cae desde lo más alto. En el género negro el héroe se cae desde el bordillo. No es una gran caída, pero es igual de dolorosa.
Lehane, en Fuera de series

El autor recupera sus escenarios sociológicos habituales allí donde mejor los desarrolló: el Boston obrero y ahogado. Bastan las primeras páginas para hacerse una idea del barrio donde "algunos acumulaban dos trabajos, otros sólo podían permitirse una vivienda gracias a los subsidios y otros cavilaban las penas de su vida en el Cousin Marv’s, la mirada perdida, los dedos aferrados a sus jarras de cerveza". El dinero de las cervezas se mezcla con el dinero negro de las apuestas. Marv fue alguien en el barrio hasta que llegó la mafia chechena y ahora trata de vengarse con un último golpe de los hombres a los que tiene rendir cuentas. Con él en el bar trabaja su primo alejado de pretensiones de poder y ajustes de cuentas: Bob trata de ser un buen hombre, le gusta ir a misa y la soledad. No es el tipo más sociable del vecindario pero cuando encuentra un refugio de complicidad con una chica similar, tras encontrar un perro en la basura dos días después de Navidad, entre unos y otros tratan de sacar lo peor de él, sobre todo cuando aparece un psicópata como Eric Deeds.

La entrega es una novela breve, de menos de doscientas páginas, pero Lehane brilla con historia narrada con soltura y un buen puñado de apuntes y diálogos. Para este escritor, la vida va de lo que iba el deporte para Gay Talese: "gente que pierde y pierde y pierde, primero pierden partidos y luego pierden su trabajo". Novela ampliamente recomendable y que se presta a gustosas relecturas.
«Los triunfadores pueden esconder su pasado, mientras que los fracasados se pasan el resto de la vida intentando no ahogarse en el suyo», La entrega

Ficha técnica
Título: La entrega
Autor: Dennis Lehane
Editorial: Salamandra Black
Páginas: 192
Año: 2014


Comentarios

Entradas populares de este blog

Kenzie y Gennaro #2: Abrázame, oscuridad

Harry Hole #2: Cucarachas

Confesiones de un gánster de Barcelona: fuscas y palos