Johnny Depp salva Black Mass


Como aficionado al género criminal, tenía muchas ganas de ver esta Black Mass. Dos grandes razones: un protagonista como Johnny Depp que ya había tocado estos ambientes en Donnie Brasco (1997) y Enemigos públicos (2009), y una historia central como la que presenta a un agente del FBI que quiere medrar acabando con la mafia italiana a costa de proteger a un gánster irlandés que cuenta con el apoyo de buena parte de su barrio, en el que creció el propio agente. Vista la película me quedan tres ideas: Depp hace una gran interpretación como un tipo frío y arrogante, la historia está bien contada y el director Scott Cooper no consigue hacer brillar la película.

La película trata de contar cómo la lealtad está por encima de todo en South Boston pero finalmente se limita a la lealtad interesada entre el gánster y el agente del FBI (Joel Edgerton). La relación con el barrio se limita a cuando Bulger ordena a sus hombres que entren las bolsas a una señora. También el hermano de Whitey, Billy (Benedict Cumberbatch) Bulger se queda fuera prácticamente de toda la película, a pesar de actuar como alcahueta entre ambos al principio y ser uno de los hombres más poderosos de Massachusets durante su época como Presidente del senado estatal, ¿en algún momento el olor del reinado de los bajos fondos llega al trono político? Ampliar estos aspectos habría ayudado a una película que está notable pero podría ser mucho mejor.

Para profundizar sobre el caso real está muy interesante este [extenso] reportaje de New Yorker en el que se preguntan si Whitey Bulger trabajó en secreto para el FBI o fue al revés. "Nunca se puede tener un pez gordo como informante; él está haciendo política y entonces él te posee", Bob Fitzpatrick.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Kenzie y Gennaro #2: Abrázame, oscuridad

Harry Hole #2: Cucarachas

Confesiones de un gánster de Barcelona: fuscas y palos