Shutter Island, Lehane se sumerge en la locura

Shutter Island es la segunda novela de Dennis Lehane, tras Mystic River, fuera de la serie protagonizada por los detectives Patrick Kenzie y Angela Gennaro. Lehane apuesta por dos viajes: uno geográfico, abandona Boston como escenario del relato pero la mantiene como referencia geográfica: "Shutter Island está cerca de Boston"; y otro temporal, la acción se sitúa en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, en los albores de la Guerra Fría: 1954.

La historia se desarrolla a partir de una operación organizada para resolver la ausencia de una paciente del Hospital Ashecliffe, un centro penitenciario para los enfermos mentales más graves y violentos, ubicado en Shutter Island. En torno a la organización existen rumores de uso de narcolépticos y lobotomías, y de que la mayor parte de su financiación procede de un fondo creado por el Comité de Actividades Antiamericanas. Inicialmente, para resolver la fuga de ese paciente ausente llegan los agentes federales Teddy Daniels y Chuck Aule.

Shutter Island es una novela bastante ambiciosa. Lehane construyó un castillo donde la tensión, el engaño y la trampa psicológica dirigen la historia. En la redacción aparecen varias citas que resumen la esencia del relato, dos especialmente; una es un spoiler claro, pero la primera es muy descriptiva sin entrar en detalles: "en esta isla, la gente tiende a crear su propia verdad".
"He querido que el lector se sienta como drogado" Dennis Lehane
El lector va recogiendo poco a poco los pilares sobre los que se fundamenta la obra. Una de ellas es el ambiente político y las tensiones entre corrientes psiquiátricas. El narrador hace un paralelismo entre los experimentos de Ashecliffe y el Comité de Actividades Antiamericanas con las prácticas nazis en campos de concentración y soviéticas en gulags. Lehane revela tanto en la presentación como en los agradecimientos que el uso de neurolépticos y lobotomías está documentado y que se informó en el Colegio de Psiquiatría y tres libros sobre los que afirma sentirse "en deuda con los autores por la gran información que me han proporcionado". El plano corto que abre la novela, la búsqueda de una paciente fugada, se abre a medida que avanza la novela para dar paso a un gran plano general donde las tensiones entre las escuelas psiquiátricas toman el absoluto protagonismo en una representación a escala de las tensiones entre corrientes de la psiquiatría.
"El tema es la delgada frontera que separa la locura de la cordura y los experimentos que se hicieron en Estados Unidos", Dennis Lehane
Lehane repite varios elementos clave de su anterior novela, ligados entre sí. El más evidente, gracias a flashbacks y sueños, es el de los demonios internos: por ejemplo, Teddy Daniels es un hombre atormentado porque no logra asumir y superar su pasado. Muy ligado a este problema, aparece el concepto de la lealtad. La pareja, el matrimonio, es uno de los principios más manoseados: Laeddis, Daniels, Solando, Aule... Por supuesto, Lehane tampoco deja esta vez fuera la relación filial: Teddy con su padre, Rachel con sus hijas... y hasta aquí se puede hablar.

La novela fue publicada en 2003, pero a la vista del éxito de Mystic River a manos de Clint Eastwood, Martin Scorsese decidió llevarla en 2010 al cine con Leonardo DiCaprio, su protagonista habitual desde hace una década. Y la adaptación resulta magistral, Scorsese logra una un film que engancha y DiCaprio una interpretación soberbia.

Sin embargo, el final me resulta menos acertado en la película que en la novela. Entiendo que buscaba algo más histérico para la gran pantalla que sirviera como clímax, pero la conversación original de Lehane deja mayor recuerdo gracias a un avance más lento pero más incisivo. En cualquier caso, ambas resultan correctas para una historia altamente recomendable.

Ficha técnica
Título: Shutter Island
Autor: Dennis Lehane
Año: 2003
Editorial: RBA Serie Negra
Páginas: 392

Comentarios

Entradas populares de este blog

Kenzie y Gennaro #2: Abrázame, oscuridad

Harry Hole #2: Cucarachas

Confesiones de un gánster de Barcelona: fuscas y palos