Se habla poco de The Hour


Hay otra serie sobre periodismo que no tiene el mismo eco que The Newsroom. Ni para elogios ni para críticas, de hecho esto último lo entiendo. Ni tiene a un guionista tan famoso como Sorkin o una cadena con tanta capacidad para promocionar y exportar como la HBO. Se habla tan poco que ni siquiera tiene página en español en wikipedia (?), nadie se ha preocupado en este país por al menos traducir la edición inglesa. Pero The Hour puede mirar de igual a igual a The Newsrooom, incluso desde arriba.

Son solo dos temporadas porque en abril de este año se anunció la cancelación de la serie, "nos gustó la serie pero hay que tomar decisiones difíciles para lograr nuevos programas" dijo la BBC. Así, nos quedan doce capítulos para disfrutar de una auténtica serie británica, con toda la calidad que ello supone.

Escenarios históricos
El propio Sorkin define a The Newsroom como "drama histórico basado en el pasado reciente". Es decir, trata hechos necesariamente reales y los reescribe. Por su parte, The Hour no. Viaja hasta los años cincuenta y, aunque toma referencias reales, dibuja su propia historia. Por ejemplo, la primera temporada está ambientada en la Crisis del Canal de Suez y la segunda se introduce en una trama donde confluyen fascistas, empresarios y policías corruptos.

Sí hay una similitud con la serie americana en el punto de partida. La BBC planea un programa nuevo de una hora, semanal, The Hour; un programa que aspirará a ser la referencia informativa; y uno de los periodistas más aguerridos de la redacción -Freddie Lyon- pretende conseguir el puesto de presentador; cree que tiene garantizado el puesto porque la productora ejecutiva será Bel Rowley, amiga suya, pero también planea un monólogo apasionante con el que entrar en The Hour por la puerta grande. Con el ensayo de este discurso comienza la serie, incluso puede servir para analizar la situación actual de los informativos, imaginamos que en Inglaterra pero también describe la española. Cosas de la globalización.

A pesar del notable talento persuasivo de Lyon, el trabajo está otorgado para Héctor Madden. Frente al periodista aguerrido, que se intuye de izquierdas, llega un presentador que se intuye de clase acomodada. Las tensiones y filias entre los personajes también se incorporan sin artificios a las tramas principales.

Reparto atractivo
El cabeza de cartel es el actor más conocido del reparto internacionalmente, Dominic West, que siempre será recordado como el desestructurado pero audaz McNulty en The Wire. El veterano actor interpreta a Hector Madden, el presentador de The Hour. A su lado, con un papel de secundaria y esposa abnegada vive Marnie Madden, interpretada por Oona Chaplin (que tuvo una decena de capítulos en Juego de Tronos y ahora destaca en Dates, de Channel 4). Aparte de lograr mantener el matrimonio que vive de las apariencias con su mujer, Hector deberá trabajar por ganarse el respeto de unos compañeros con los que no empieza muy bien.

Frente a la esposa de buena familia, que no trabaja, y que le espera en casa, Hector Madden se encuentra en la redacción con la independiente y trabajadora Bel Rowley, interpretada por la atractiva Romola Garai. Un nuevo caso de morena contra rubia en la cabeza de Hector. Bel dirige The Hour y Hector presenta, en medio está Freddie Lyon, que viene a ser el juguete roto: está decepcionado por no conseguir el puesto de presentador y no consigue avanzar en la relación con su amiga Bel, de la que está enamorado y a la que llama Moneypenny, en un guiño a la relación entre James Bond y la secretaria de su jefe. Encarnando a Lyon podemos ver a Ben Wishaw.

A lo largo de los capítulos van apareciendo más personajes, como los dos directores de informativos de la BBC, uno por temporada: Anton Lesser en la primera da vida a Clarence Fendley y Peter Capaldi presenta a Randall Brown en la segunda; ambos tienen trama propia, y en el segundo caso entronca con Anna Chancellor, Lix Storm, que como dato dejamos que fue fotógrafa en España durante la Guerra Civil. Los tres personajes que también aparecen en todos los capítulos son Joshua McGuire, como Isaac Wengrow, y Lisa Greenwood, como Sissy Cooper; ambos son dos redactores de la plantilla que forman parte del círculo de confianza en la redacción para los pesos pesados. Enfrente de todos ellos, está el malo oficial, o al menos el portavoz del Gobierno conservador británico que pretende redirigir los esfuerzos periodísticos del equipo de Rowley y ocultar información crítica, Julian Rhind-Tutt se viste del elegante y enigmático Angus McCain; que además es amigo de Hector Madden. En la segunda temporada, Vincent Riotta recoge el testigo como principal enemigo en el rol de Raphael Cilenti, empresario de la noche con multiples influencias e intereses.

Periodismo esencialmente
The Hour se mueve entre conspiraciones. El espíritu que conduce la redacción de la BBC frente es la cita de George Orwell, "Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas". Y a ella le suman una sentencia de cosecha propia pensada por Freddie Lyon y expresada en la boca de una antigua amiga de infancia:

"Una conspiración es tan solo un acuerdo confidencial de varias personas para cumplir políticas que no osarían admitir en público"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Kenzie y Gennaro #2: Abrázame, oscuridad

Harry Hole #2: Cucarachas

Confesiones de un gánster de Barcelona: fuscas y palos