Conversaciones íntimas con Truman Capote, Lawrence Grobel

Tuve que ver quién era Grobel cuando me encontré con este libro. Me sentí bastante ignorante cuando, siendo yo estudiante de Periodismo, vi que es "toda una celebridad en el género de la entrevista" y que ha llegado a ser considerado "The Interviewer's Interviewer" por la revista Playboy (de hecho, viendo sus libros publicados me apunté otro: Conversaciones íntimas con Al Pacino). Así pues, no dudé en comprarlo: un maestro de la entrevista conversando con uno de los fundadores más brillantes del Nuevo periodismo, en los últimos años de Truman Capote. Las reuniones comenzaron en octubre de 1982, Truman falleció en agosto de 1984 a los 59 años en California (donde "Ya se sabe que es un hecho comprobado que el que se queda en California pierde un punto al año en su coeficiente de inteligencia. Es completamente cierto, ¿sabe?").

A lo largo de casi doscientas páginas, Grobel consigue extraer todo un retrato de Truman Capote. Sobre sus planteamientos, sus filias, sus fobias, sus pensamientos y sus juicios sobre la sociedad. El entrevistado asegura que no tomaba notas cuando entrevistaba él mismo a personas que podían ofrecerle información para sus trabajos, todo lo apuntaba en un diario cuando había acabado el encuentro con una fuente. Su libreta también tenía otra función: "en mi diario tengo una lista especial de personas verdaderamente despreciables. Ahora supera la cifra de cuatro mil nombres". Contra ellos, Capote despliega todo su gran dominio del lenguaje, sin piedad. En comparación, los elogios -por pequeños que sean- que salen de su pensamiento saben a gloria.
  1. "Creo que todos los artistas son terneros de dos cabezas" 
  2. "Ser un genio es hacer algo de manera tan excepcional que nadie más pueda hacerlo. No es tan importante el tema que utiliza como la manera en que lo usa" 
  3. "Creo verdaderamente en esto: no dar explicaciones y no quejarme" 
  4. "Empecé a escribir a los ocho años. Quiero decir completamente en serio. Tan en serio, que jamás me atreví a mencionárselo a nadie. Me pasaba horas escribiendo todos los días, y nunca se lo enseñaba al profesor" 
  5. "Es inconcebible que en una universidad hubiese aprendido todo lo que aprendí durante los dos años y medio que pasé en The New Yorker. Asistí a la mejor universidad posible cuando entré a trabajar en The New Yorker" 
  6. "Si se tiene un amigo verdadero, a amistad es una ocupación que llena todo el tiempo. No se pueden tener muchos amigos porque entonces no hay verdadera amistad" 
  7. "Tengo miedo a estar solo durante un período de tiempo demasiado largo. Como todos aquellos meses que pasé solo en Suiza en aquel lugar escondido trabajando en A sangre fría y el de todos los meses que estuve yendo y viniendo de Kansas, viviendo solo en moteles desconocidos y todo eso. Lo encontraba aterrador. Había algo inquietante en ello" 
  8. "Es una vida muy penosa la que consiste en enfrentarse todos los días con una hoja en blanco" 
  9. "En mi pensamiento nada ocupa el segundo lugar. Lo que escribo siempre está en primer lugar. No escribo en dos planos diferentes" 
  10. "Sé que he dejado una enorme huella en la literatura norteamericana por el influjo que he ejercido en escritores dedicados al periodismo. Quiero decir, querido mío, que eso lo he inventado yo. Otros van por ahí recibiendo premios por ello (risas)" 
  11. "El periodismo y la literatura me parece que van a confluir como dos grandes ríos" (¿La literatura imaginativa y la basada en hechos reales?) "Sí. Están llegando a su confluencia, separados por una isla cada vez más angosta. Los dos ríos juntarán de pronto sus cauces para siempre. Eso cada vez es más evidente en la literatura" 
  12. "Yo tengo muy buen sentido de la construcción. Construyo al revés. Siempre lo empiezo todo por el final y voy hacia atrás, hacia el principio. ¡Siempre es bueno saber adónde va uno!" 
  13. "El arte de una entrevista consiste en que el entrevistador quede completamente al margen" 
  14. "Jamás habría escrito A sangre fría si hubiera utilizado un magnetófono o si hubiese tomado una sola nota. Una de las primeras cosas que hice fue aquel artículo sobre Brando: no tomé una sola nota. Luego pasé dieciséis horas escribiéndolo todo de un tirón, y lo guardé unos tres meses. Luego lo saqué, seleccioné lo que me pareció más importante y eso fue todo" 
  15. "No escogí el tema de A sangre fría porque me interesara mucho. Fue porque quería escribir lo que yo denominaba una novela real, un libro que se leyera exactamente igual que una novela, sólo que cada palabra de él fuese rigurosamente cierta" 
  16. "El gran logro de A sangre fría es que no aparezco ni una vez. En el libro nunca sale la palabra yo" 
  17. "No quise a ninguno, pero sentía gran comprensión por ambos y a Perry le tenía una gran simpatía" 
  18. "Todo el mundo tiene un campo de especialización. El mío es el asesino múltiple" 
  19. "No me siento en competencia con otros escritores. Porque no escribo sobre las mismas cosas que ningún otro autor que conozca" 
  20. "Hay gente que la borraría de mi vida con un soplete" 
  21. "Nunca he votado porque nunca he vivido bastante tiempo en parte alguna. Pero creo que la gente debe votar. Me parece que todo el mundo debería votar contra los católicos" 
  22. (Parece que usted tiene un concepto trágico de la vida) "¿Y quién que esté en sus cabales no lo tiene? 
  23. "Cuando escribo no pienso en absoluto en cómo pueda responder la gente. De otro modo me atrofiaría" 
  24. "No creo que nadie pueda realmente superar el punto de saturación vital, salvo con el suicidio"
Última respuesta
"Me gustaría reencarnarme en un buitre. Son libres y simpáticos. A nadie le gustan. A nadie le importa lo que hacen. No hay que preocuparse ni por amigos ni por enemigos. Simplemente están ahí aleteando, pasándolo bien, buscando algo que hacer"

Ficha técnica
Titulo: Conversaciones íntimas con Truman Capote
Autor: Lawrence Grobel
Año: 1985
Editorial: Anagrama
Páginas: 217

Comentarios

Entradas populares de este blog

Kenzie y Gennaro #2: Abrázame, oscuridad

Harry Hole #2: Cucarachas

Confesiones de un gánster de Barcelona: fuscas y palos