Mystic River, conociendo a Dennis Lehane

La primera referencia que tenía de Mystic River era la adaptación cinematográfica liderada Clint Eastwood detrás de las cámaras. Me acuerdo que fui al cine con 13 años y -erróneamente- la tildé de aburrida, de hecho no sé qué estaría pendiente porque al leer la novela no recordaba ninguna escena. Cuando el libro acabó en mis manos vi que el autor era un Dennis Lehane presentado como un escritor que "se ha trabajado su camino hasta el nivel más alto de los escritores de novelas negras" -según Booklist- y un escritor que "ya tiene un lugar entre los mejores escritores de novela negra de la historia" -según The Daily Telegraph-.

El camino hacia la cumbre de la literatura negra y policíaca o criminal tiene un claro elemento decisivo. Más allá del caso principal, Lehane aprovecha la novela para plantear una definición social de los sectores más desfavorecidos de Boston, la ciudad donde nació y creció y donde transcurren sus historias. Tuvo su incursión televisiva trabajando como guionista en The Wire -que presentaba la ciudad de Baltimore, en conjunto- a partir de la tercera temporada; en la mítica serie de David Simon firmó los capítulos Dead Soldiers (3x03), Refugees (4x04) y Clarifications (5x08).

El motor de Mystic River es el asesinato de una joven una noche de mayo, antes de la comunión de su hermana. El caso se resuelve en cuestión de días, menos de una semana, pero la novela adquiere más matices cuando uno de los policías encargados del caso, el padre de la víctima y uno de los sospechosos -a su vez, familiar político del padre de la víctima- eran amigos de infancia. De hecho, la novela empieza con otra de las cuestiones trascendentes de la historia mientras jugaban cuando eran apenas unos niños de once años en 1975.

Ese es el motor, bien, pero la historia de Mystic River no va de eso. Lehane habla de las diferencias entre barrios acomodados y barrios conflictivos, en este caso de Boston. Explica cómo acaba ese barrio acomodado -la colina- y cómo nació ese barrio conflictivo -las marismas-. Narra la tranquilidad de la colina y sus vecinos y el ambiente comunitario de las marismas. Sirve de ejemplo, cómo el policía es el chico de la colina y el padre de la víctima y el sospechoso son de las marismas.

Mystic River también va de la amistad y la lealtad. Desde la primera parte de la novela, los niños jugando, se ven muestras de estos elementos. La historia avanza a medida que la lealtad se presenta en su mayor expresión o a niveles tan bajos que se traduce en traición; cada acto importante tiene a la lealtad presente. Entre marido y mujer, entre compañeros, entre familiares, e incluso en el epílogo se observa una relación de lealtad entre vecino y su barrio, llegando a una simbiosis entre ambos.

En un momento dado, aparece una conversación entre Jimmy Marcus -el padre de la víctima- y la que luego sería su mujer.

-Dicen que uno lo lleva en la sangre -espetó Annabeth.
-¿El qué?
-El hecho de robar, de cometer delitos... -se encogió de hombros-. Ya sabes a lo que me refiero.
Jimmy le dedicó una sonrisa desde detrás de la botella de cerveza y tomó un trago.
-¿Estás de acuerdo? -le preguntó.
-No sé -ahora le tocó a él encogerse de hombros-. Tengo muchas cosas en la sangre, pero eso no quiere decir que tengan que salir a la luz.

Es casi un guiño. Si algo destaca en la novela es que todo vuelve a ocurrir de una u otra forma. La resolución del caso es el ejemplo más evidente. Las traiciones -falta de lealtad- anteriores vuelven a la memoria. Los amigos de la infancia vuelven en la época adulta. Los traumas de la infancia, resultado de un abuso sexual cuando era un niño, vuelven para culminar -aparentemente- la autodestrucción de la víctima. Los antiguos compañeros de negocio vuelven a compartir objetivo aunque se había pretendido ganarse la vida de otra forma. Las escenas se vuelven a repetir para saldar deudas.

Por último, otro elemento destacable en Mystic River es el modelo familiar. el autor presenta varios tipos de familia aprovechando cada personaje. Un matrimonio separado con dilemas sobre la paternidad, una familia tradicional, una familia con una hija de un matrimonio anterior y un matrimonio divorciado definitivamente. Y del mismo modo, en las generaciones anteriores -los padres de cada uno- también se ven diferentes finales.

En definitiva, Dennis Lehane presenta una novela negra cuya sinopsis es solo una de las líneas argumentales que permite avanzar a las demás, que ayudan a una arquitectura de personajes espectacular. Jimmy Marcus y Dave Boyle -padre de la víctima y sospechoso- son los personajes más complejos, por su pasado lleno de contrastes y un presente tenso entre esas dos vertientes. Por su parte, veo a Sean Devine -el policía- con menos matices, en principio puede resultar peor dibujado, aunque tampoco habría que descartar la comparación entre chicos de las marismas/barrio conflictivo con más preocupaciones que un chico de barrio acomodado/Colina.

Ficha técnica
Título. Mystic River
Año. 2001
Editorial. RBA Serie negra
Páginas. 574

Comentarios

Entradas populares de este blog

Kenzie y Gennaro #2: Abrázame, oscuridad

Harry Hole #2: Cucarachas

Confesiones de un gánster de Barcelona: fuscas y palos