viernes, 24 de febrero de 2017

American Crime Story: The people v. Marcia Clark

Sarah Paulson es Marcia Clark (American Crime Story: The people v. OJ Simpson)

Son buenos años para el género criminal. Algo a lo que ha contribuido especialmente la aparición en los últimos años de varias series de antología. True Detective apuesta por las historias clásicas de detectives, Fargo busca historias más corales y con grandes dosis de comedia negra, American Crime se interesa más por el dolor de las víctimas y sus familias, y American Crime Story se decanta por casos reales de la órbita del mundo del espectáculo. La última de estas producciones ha sido una de las más aclamadas, gracias a su excelente recreación del impacto del caso OJ Simpson.

El proceso tuvo lugar a mediados de los años noventa, cuando sobre la ciudad de Los Ángeles pesaba una alta tensión racial, una de cuyas principales explosiones fue la paliza de varios policías a Rodney King en 1992. Precisamente, los creadores Larry Karaszewski y Scott Alexander prologaron la serie con las grabaciones reales del apaleamiento y de los disturbios que sucedieron a la exculpación de los agresores. Estos conflictos forman parte de la imagen de la ciudad, y suelen ser mencionados por Michael Connelly en sus libros como peligro de la deriva del Departamento de Policía de Los Ángeles.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Vivir de noche, un noir de Ben Affleck

Vivir de noche define las dos caras de Ben Affleck. El director/guionista/actor vuelve a estrenar una adaptación de Dennis Lehane, aunque sin las críticas tan elogiosas de Adiós, pequeña, adiós. Sin embargo, como entusiasta del autor y admirador del cineasta no quise desaprovechar la oportunidad de ver en pantalla grande esta visita al género negro clásico. Además, una cosa que me gusta de Affleck como guionista es que no calca el libro y trata de hacer una historia propia respetando los conflictos a pesar de mover los personajes de forma distinta.

La obra homenajea al noir clásico de gánsters de la Prohibición, la edad dorada del crimen organizado. Joe Coughlin es un delincuente que rehúsa ser considerado un gánster y reniega de la violencia criminal, asqueado por su experiencia en la guerra, pero sus principios se erosionan a medida que se adentra en el contrabando de alcohol. Igual que en la historia original, el protagonista que Affleck interpreta sufre problemas de identidad en torno a lo que es y quiere ser, y ahí debería estar la principal virtud de Vivir de noche, pero ahí es donde más saltan las costuras en el trabajo de Ben.

  • Affleck director. Todo cuidadísimo: gran ambientación, notable historia y ritmo para contarla, grandes planos y realización. Y lo mismo para las escenas más dramáticas como para las más violentas.
  • Affleck actor. No comparto que sea el peor actor vivo de Hollywood, me gustó en las recientes The Town, Argo o Batman v. Superman. Pero aquí resulta especialmente un lastre. Cuando está callado y quiere ser distante o hierático, resulta muy inexpresivo. Es el gran fallo de Live by night.

Una vez más, el Ben director salva la cuestión con un muy buen reparto formado por interpretes como Brendan Gleeson, Zoe Saldana, Sienna Miller, o Chris Messina. Éste además exhibe un compromiso total engordando MUCHOS kilos para ser Dion Bartolo, mano derecha de Joe Coughlin.

En cualquier caso, el conjunto de esta obra sobre el lado oscuro del sueño americano me parece una película muy recomendable. Affleck ya había tratado el género con el policíaco Adiós, pequeña adiós y la peli de atracos The Town, con esta producción se acerca al cine negro clásico que evoca a las tragedias de Shakespeare.

Para leer sobre la novela, haz click en la portada.

lunes, 30 de enero de 2017

El asesino del acantilado, de Antonio Manzanera

Cabrillo Beach, San Pedro. | Zachary Wrobel, Flickr.

Algunos libros te enganchan por el diseño de la portada, otros por el título y otros por la sinopsis. En este caso fue el planteamiento quien me rescató después de que el engañoso título casi me echara para atrás. Cuando vi en portada El asesino del acantilado me imaginé otra carrera para detener a un asesino en serie, pero el resumen hablaba de una de mis corrientes negras favoritas: un par de personajes buscando unos millones perdidos para salir de pobres. Antonio Manzanera, a quien no tenía en el radar, me ha dejado un gran sabor de boca con esta novela con la que rinde su homenaje al género negro con detectives, cárceles, y gánsters. Para mayor culto, la historia se desarrolla en California, territorio de leyendas como Marlowe, Archer o Bosch.

Precisamente el primer protagonista del relato es un detective privado, Cheney Moore. Este investigador sin muchos ingresos se reúne con un tipo que se presenta como taxista de presos, el que recoge a los reos cuando salen de prisión sin ningún familiar o amigo dispuesto a acercarse. Charlie Wilson le explica a Moore que su último pasajero apareció muerto y quiere encontrar los millones del atraco que le llevó a la cárcel. Aunque Moore trata de desentenderse del "encargo más estúpido" que le han pedido, aquí arranca una trama clásica de detective que va tocando puertas dudosas y abriendo puertas inesperadas. Pero aún queda tiempo para mucho más.

lunes, 23 de enero de 2017

Rocco Schiavone #1: Pista negra

(Pista negra de Ostafa, en Champoluc. | Corbo, Skiinfo)

El podcaster CJ Navas suele decir que hay programas a los que llegas por la temática y te quedas por los presentadores. Algo así me ha pasado con la primera novela policíaca de Antonio Manzini. El caso está bien, pero leeré la siguiente por Rocco Schiavone. El cabeza de cartel de esta serie es un romano hasta la médula desterrado a los Alpes, un tipo hosco y malhumorado, y un policía con un complejo equilibrio entre honradez y corrupción. Aún no tengo muy claro cómo me ha gustado tanto este Rocco, porque supone obviar algunos principios por los que admiro tanto a Bosch. Pero siempre habrá atención para quien no duda en meterse en la ciénaga para cazar cocodrilos, en ensuciarse las manos, aunque el terror se le reaparezca cuando cierra los ojos.

viernes, 13 de enero de 2017

Harry Bosch #6: El vuelo del ángel

Uno de los vagones del Angel's Flight de Los Ángeles (Foto: Omar | Flickr)

Una de las últimas series que más me han gustado es The People v. OJ Simpson. La obra de  Scott Alexander y Larry Karaszewski narra el juicio que acabó convirtiendo un caso de asesinato en uno sobre racismo y labor policial. Para conseguir este efecto, los abogados de OJ se ayudaron de las tensiones raciales que pesaban sobre Los Ángeles y su Departamento de Policía desde hacía años. Uno de los capítulos más influyentes fue la paliza a Rodney King, propinada por unos agentes blancos más tarde exonerados por un jurado blanco; como respuesta, los barrios negros ardieron en los conocidos disturbios del 92. Todos estos nombres y acontecimientos los absorbió Michael Connelly para sus novelas de Harry Bosch, cuya condición de detective de Homicidios le colocaba en el escenario perfecto para retratar el ambiente de Los Ángeles.

miércoles, 4 de enero de 2017

Kenzie y Gennaro #5: Plegarias en la noche


Dennis Lehane puso aquí punto y aparte a su relación con Kenzie y Gennaro. Aunque se reencontraría con ellos once años después, el autor explicó su decisión argumentando que "llega un momento en el que hay que marcar la frontera. The Wire llegó a la quinta y llegó bien, pero fue peor que la cuarta. Llega un punto en el que hay que forzar demasiado a los personajes. Eso me pasó con Angie y Patrick". Siguiendo su paralelismo, Desapareció una noche también es mejor que esta Plegarias en la noche, pero es que Gone, baby, gone es la mejor de la serie. En cualquier caso, el autor basó su decisión en su afinidad con sus detectives porque desarrollar los personajes fue su gran prioridad a lo largo de cinco novelas.

Este estilo puede suponer un obstáculo para lectores que llegan con la serie a medias, aunque el texto recuerda constantemente acontecimientos clave. Pero también ofrece un arco dramático de largo recorrido para lectores fieles. Estas dos interpretaciones se manifiestan en Plegarias en la noche, cuyo inicio refleja las consecuencias de la marcha de Angie al final de Desapareció una noche. Con este panorama, además de contar un nuevo caso, Lehane trata recomponer la relación entre los dos investigadores y ex novios.

jueves, 15 de diciembre de 2016

James Bond de Warren Ellis
























007 es una indiscutible institución pop. Sean Connery le instaló en el imaginario popular arrancando una franquicia cinematográfica que ya supera el medio siglo, pero el personaje por excelencia del cine de acción y espías nació en las páginas del Ian Fleming. Los actores que sucedieron al Sir interpretaron sus propios perfiles del agente, pero prevaleció la fórmula del Bond ligón, implacable y ayudado de gadgets imposibles. Incluso en sus versiones sobrias, encarnadas en Timothy Dalton y Daniel Craig, baluartes de la versión literaria: más frío, más violento y menos encantado de haberse conocido, un sicario al servicio secreto de su majestad.

La saga literaria de Bond sobrevivió a su creador gracias a la labor de sus herederos, que conceden licencias para publicar nuevas historias oficiales. Sin embargo, ya en vida del autor se concedían sellos oficiales, y así James Bond saltó a la viñeta antes que al cine en 1958. La producción fue prolija, como se puede ver en este listado de la web de referencia Archivo007, pero se secó a mediados de los noventa. El año pasado, Dynamite confió sus derechos recién comprados a Warren Ellis para actualizar el mito de Bond.